martes, 11 de agosto de 2009

Entrevista al asesor legal de Revista THC

Una entrevista que encontré en internet y me parece interesante compartirla con todos los amigos de los cogollos y las flores.

La tapa de una revista cuyo numero
le dedico una tapa al
sexo cannabico.

Sale a la venta THC, la primera revista sobre cultura cannábica de la Argentina. ¿Una aventura de locos o una voz necesaria? Luis Osler, su asesor legal, responde todas las preguntas.

"Bienvenidos al desierto de lo real: en un mundo tan 'dinámico', 'agitado', 'exigente' y 'competitivo' no es raro que fumarse un porro sea delito, aunque asumiéndolo o negándolo, todos nos drogamos todos los días". Wow. El editorial del número uno de la revista THC sale con los tapones de punta. "Es simplemente una revista sobre la cultura cannábica, que es muy amplia a nivel mundial y en nuestro país está marginada", explica Luis Osler, asesor legal de THC (que le debe su nombre al tetrahidrocannabinol, el principio activo de la marihuana) y miembro del staff desde el primer momento. ¿Suena raro que un abogado con oficina en la calle Lavalle se la juegue así? "Yo tengo una vida hecha: soy abogado, tengo familia e hijos, pero considero que vale la pena movilizarnos por esta causa", explica él en una mesa del Paseo La Plaza, donde el martes se realizó el evento de presentación de la revista. Charly García ("si la venden en los aeoropuertos, tengan cuidado con los rastafaris"... ¿?) y Los Alamos amenizaron la velada con música. Su director Sebastián Basalo se paseó con su team y algunos personajes que hace rato están en esta causa (como Orge, un legendario morador de los escenarios del under) también dijeron presente.

La revista en sí tiene 66 páginas y un precio de $ 9,80 en los kioskos de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Albert Hofmann, el padre del LSD (¡que tiene 100 años!), ocupa la portada de su primera edición. "Cuando tuve las primeras impresiones, me fui a un lugar tranquilo y me la devoré, me la leí de punta a punta. Es un producto serio que incita al debate, no un pasquín", sigue Osler. Entre otros títulos, THC incluye estos: "Ceda el faso", "Saludos cannábicos", "Autocultivo: paso a paso, beso a beso", "La legalización es un sueño eterno". Pablo Marchetti, del periódico humorístico Barcelona; y Enrique Symns, se cuentan entre sus colaboradores. Suma Osler: "la idea era tener un órgano confiable para separarse de la falsa información, esa que dice que si te fumás un porro te morís y que genera políticas desastrosas". Acceder a información genuina y generar un debate que asoma de a poco en la Argentina, entonces.

Sin embargo, Osler le dedica sus mejores alegatos a la cuestión legal: "estamos veinte años atrasados con respecto a nosotros mismos", arremete para destacar el fallo de 1986 de la Corte sobre el caso Bazterrica, en el que se declaró la inconstitucionalidad de la pena aplicada a la tenencia para uso personal, privilengiando la esfera individual y respetando el artículo 19 de la Constitución. Osler también rescata la existencia de un proyecto oficial que propone la despenalización para uso personal, presentado por el Secretario de Política Criminal , Alejandro Slokar, y el director del Departamento de Derecho Penal de la Universidad de Rosario, Daniel Erbetta. "El sostenimiento de la punibilidad de la tenencia y cultivo para consumo personal sobrecarga inútilmente a la Justicia, hace que se generen gastos inútiles que podrían ser destinados a controlar delitos graves y crea nichos de corrupción. Aproximadamente el 70% de los casos de drogas son chiquitaje; y diría que no más del 5% llega a sentencia. El caso Calamaro, por ejemplo, llevó siete años de proceso. ¡Fue bizarro! Y el fallo fue absolutorio". Y no se queda ahí: "pensamos enviársela a los jueces de la Corte y magistrados", dice el letrado.

Ahora bien, ¿hacer una revista de cultura cannábica no es apología del delito?
No, porque la revista no incita a la gente a que consuma drogas, sino que pretende informarla para generar un debate real y en consencuencia, que exista una elección libre. Nosotros decimos en cada página estas cosas. Porque alguien tiene que decirlo. Tratamos de hacer un producto serio y artístico, y sobre todo, cuidado.

¿Hubo límites a la hora de escribir la revista?
Yo tuve la triste tarea de ser el censor. Al principio estaba más severo, pero después me di cuenta de que había que ser transparente. Finalmente, no hubo censura ni autocensura.

¿Estás listo para recibir algún tipo de ataque judicial?
Me sería gratísimo no recibirlo, porque eso indicaría que hay una cierta tolerancia. Pero si llegan denuncias de algún tipo, nos defenderemos.

¿Argentina está preparada para una revista así?
Sí. Y sino, hay que empezar. Hasta ahora nos cruzamos con mucha gente que, aunque no consuma, no se asusta al hablar del tema. Creemos que es un momento propicio para sacar una esta revista, hay mucha gente con ganas de hacer cosas. Ya hubo tres o cuatro ediciones de la Copa Cannábica, que demuestran un manejo asombroso de la sustancia.

¿La despenalización está cerca?
Ojalá. Hay dos tipos de despenalización. La primera es la aplicada por la Corte con algún fallo que sienta jurisprudencia. Y es precaria. La verdadera tiene que venir con una ley. El proyecto que existe hoy en día abarca la despenalización para la tenencia para consumo personal, el cultivo para autoabastecimiento y la tenencia de semillas para uso personal.

¿Quién banca a THC?
Nadie. En esta revista se puso sacrificio, horas de fines de semana y ahorros. Porque quienes la hacemos creemos que es una causa por la que vale la pena luchar. En realidad, mi aporte fue el asesoramiento legal gratuito, que implicó muchas horas de trabajo, y una nota para una causa que creo esencial para el ejercicio responsable de mi libertad.

1 comentario:

Franco dijo...

DONDE SE CONCIGUE LA REVISTA ACA EN CBA CAPITAL! HACE UNOS MESES. Q LA QUIERO COPRAR PARA VER DE Q SE TRATA...